Programas sociales sirven como “elemento de contención”

El diputado Danner González Rodríguez (Movimiento Ciudadano), secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales, aseguró que en el tema de seguridad el Poder Legislativo debe ser contrapeso del Ejecutivo para evitar que intervengan estrategias externas al país.

Durante la presentación del Libro “Programa Contrainsurgente en México para derrotar al crimen transnacional. Un gobierno sin soluciones de fondo, necesidad de una alternativa democrática y ciudadana”, del autor Jorge Retana Yarto, en el recinto de San Lázaro, el legislador subrayó que la seguridad es un tema relevante que debe ser analizado desde nuevas aristas para generar políticas públicas viables y funcionales que la sociedad perciba.

Indicó que a la Cruzada Nacional contra el Hambre se le ha dado un seguimiento puntual con la intención de que genere bienestar a las regiones y poblaciones más necesitadas; sin embargo, destacó que este libro abre una nueva línea de investigación entre la relación de este programa con la seguridad nacional.

Por su parte, Retana Yarto, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que los programas sociales como la Cruzada Nacional contra el Hambre sirven como elemento de contención de grupos sociales inconformes, afirmó.

Señaló que la doctrina contrainsurgente tiene como objetivo que el sistema de seguridad y el Ejército debiliten a las organizaciones criminales; por ello, los programas sociales son fundamentales para la cooperación de la sociedad con las fuerzas armadas del Estado.

Opinó que México y Estados Unidos han logrado una cooperación conjunta en el combate a la delincuencia organizada, ya que el país del vecino considera a nuestra nación como perímetro de su estrategia de Seguridad Nacional.

Por ello, continuó, se construyó la Iniciativa Mérida, la cual fungió como plataforma para la cooperación en materia de seguridad, principalmente en el combate a la delincuencia organizada transnacional.

En este sentido, explicó que ambas naciones acordaron la creación de Centros de Fusión de Inteligencia, los cuales consisten en que militares y policías de alta especialización sean entrenados por agentes de la CIA sobre cómo combatir la contrainsurgencia.

“México está aplicando una doctrina contrainsurgente orientada hacia el crimen transnacional, pero en cualquier momento se puede reorientar a cualquiera de las organizaciones armadas que existen en el país”, aseguró.

Ante ello, continuó, se debe ser muy cuidadoso de no generalizar porque esto podría originar una falsa ideología en la defensa de los cuerpos armados”.

“A México le hace falta construir un paradigma que rechace la militarización de los problemas sociales, se restablezca la legalidad constitucional y detengan los abusos a los derechos humanos”, concluyó.

Ismael del Toro